El caso de la manipulación del Euribor sigue dejando titulares. La Comisión Europea (CE) ha impuesto multas por un total de 485 millones de euros a HSBC, JPMorgan y Crédit Agricole por participar, junto con Barclays, Deutsche Bank, RBS y Societé Generale, en una supuesta manipulación del tipo de interés interbancario (Euribor) para productos derivados. Una conducta que la CE considera contraria al artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Estas prácticas anticompetitivas también se han llevado a cabo con el Yen (Diciembre 2013 y Febrero 2015) y con el Libor (Octubre 2014) y han sido investigadas por la CE.

En lo que respecta a la manipulación del Euribor, la investigación comenzó en 2008 con la solicitud de exención del pago de la multa presentada por Barclays ante la CE. Posteriormente, Deutsche Bank, RBS y Societé Generale decidieron cooperar también con la CE en el marco del programa de clemencia, por lo que se beneficiaron de una reducción en el importe de sus sanciones (50% en el caso de RBS, 30% en el de Deutsche Bank y 5% en el de Societé Generale).

Más adelante, ya en el año 2013 Barclays, Deutsche Bank, RBS y Societé Generale accedieron a poner fin a la investigación de la CE mediante el procedimiento de transacción obtuvieron un 10% adicional de reducción del importe de sus sanciones. Así, el 4 de diciembre de 2013, la CE emitió una primera decisión en la que determinó que, entre septiembre de 2005 y mayo de 2008, estas cuatro entidades habían acordado los precios de productos derivados de tipos de interés en euros y habían intercambiado información sensible entre ellas. Por esta conducta y una vez aplicadas las reducciones indicadas, la CE impuso multas de 466 millones de euros para Deutsche Bank, 228 millones de euros para Societé Generale y 131 millones de euros para RBS (Barclays se benefició de la inmunidad total).

Tras estas primeras sanciones, la investigación continuó durante tres años más para los bancos que no aceptaron los cargos de la Comisión Europea: HSBC, JP Morgan y Crédit Agricole aunque finalmente ha acabado con el mismo resultado, y en diciembre de 2016 se impusieron multas de 114,654 millones de euros para el banco francés Crédit Agricole; 33,606 millones para el británico HSBC; y 337,196 millones para el estadounidense JPMorgan.

Según la CE, los trabajadores de los bancos implicados en el cártel, habrían estado en contacto regular entre ellos a través de chats corporativos o servicios de mensajería instantánea. De esta forma, habrían compartido información sobre sus estrategias comerciales y de precios con el objetivo de distorsionar el curso normal de la fijación de los precios de productos derivados de tipos de interés en euros.

Ésta es la última decisión de la CE relativa a prácticas anticompetitivas en el marco de instrumentos financieros, aunque como se destaca al principio, existen precedentes como los citados casos del Yen y el Libor.