El Tribunal Supremo ha casado una sentencia de la Audiencia Nacional y corregido una controvertida interpretación que la misma hacía sobre la interrupción de la prescripción en el contexto de un procedimiento sancionador declarado caducado.