Parece que fue ayer cuando la Disposición Adicional Décima de la Ley 35/2010, de 17 de septiembre, a modo de bálsamo, y como consecuencia de la situación económica y social que se estaba padeciendo nuestro país en aquel momento, apuntó la posible constitución de un Fondo de capitalización para los trabajadores.