La libre circulación en un mercado cada vez más amplio es uno de los principios en que se sustentan las economías modernas. La desaparición de barreras arancelarias y el fomento de la libertad de comercio es una primera fase, pero una segunda exige la desaparición absoluta de trabas o barreras internas al comercio y una garantía de no discriminación por origen.