El 4 de julio de 2015 fue una fecha nefasta para Jason Pierre-Paul, estrella del fútbol americano. Mientras celebraba la fiesta nacional estadounidense en su mansión de Florida, el jugador tuvo un accidente pirotécnico que terminó provocándole la pérdida un dedo y varias falanges de su mano derecha. El accidente fue particularmente inoportuno, pues ocurrió a pocos días de iniciarse la pretemporada y en medio de la negociación de la renovación de su contrato con los New York Giants. El problema se agravó cuando un periodista no tan sólo confirmó a través de su cuenta de Twitter la gravedad...