Cisnes negros y regulación financiera

Una de mis lecturas de verano ha sido un libro que va camino de convertirse en un clásico: El Cisne Negro (The Black Swan) de Nassim Nicholas Taleb. Supongo que,  en un análisis superficial, uno tendería a colocarlo en las secciones de finanzas, economía o estadística –como lo compré en Amazon, confieso que no tuve que contrastar esta impresión con el criterio de ningún librero- pero su autor preferiría encontrárselo en los estantes de filosofía, de epistemología, para ser más exactos, y de epistemología del riesgo.

Los magistrados de Venecia

Cuando Shylock reclama el cumplimiento de su pacto con Antonio (por cierto, la palabra inglesa para la promesa del cristiano al judío es “bond”, la misma empleada para lo que en español llamamos “bonos”, y es que las deudas son promesas), su falta de caridad causa espanto a los magistrados de Venecia (Shakespeare, hijo de su tiempo, reprocha al judío su rigor, pero nada tiene que decir de la mala cabeza del cristiano), pero la inteligencia de Porcia solventa la situación con las mismas armas del demandante: que se atenga a la literalidad del pacto y se...