La prensa se ha hecho eco en los últimos días de una importante novedad legislativa que, de hecho, debía haber entrado en vigor en enero de 2011: la suspensión por paternidad del contrato de trabajo durante cuatro semanas ininterrumpidas en supuestos de nacimiento, adopción o acogimiento.