El sector de la distribución minorista de productos básicos de gran consumo (supermercados e hipermercados) vive desde hace años una guerra de precios que, junto a la creciente ampliación de horarios comerciales, exige a las empresas explorar fórmulas de flexibilidad laboral en el marco de la optimización de sus costes de producción.